viernes, 7 de febrero de 2014

Día 79. Lo negro me llama.

Cuando se me tuerce algo, mi humor cambia y como de un choque en cadena, lo sucesivo también cambia. Y todo se contagia de pesimismo y hasta la cosa más tonta parece un problemón. Esta semana en el curro me ha pasado y yo misma he tenido que frenarme porque se me iba de las manos. Y esta tarde, de igual forma. Y que coraje me da. 
Pero lo bueno, que antes no sucedía, es que me doy cuenta y pongo mi mayor esfuerzo en enmendarlo y de momento funciona.

Hasta mañana (prometido) ✿◠‿◠

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

✎✏✐

| Top ↑ |